En el corazón de Pangeanic; un equipo multicultural, internacional y digitalizado

Más allá de la tecnología y la inteligencia artificial, Pangeanic cuenta con una auténtica arma secreta para seguir a la cabeza de la innovación en el sector. Un equipo único, con un ambiente multicultural que hace realidad los proyectos de última generación de Pangeanic, pero que también es el centro de su esencia y carácter 

 De la mano de María Bodí, del departamento de Recursos Humanos, conoceremos mejor cómo es la parte más humana de Pangeanic, cómo se han vivido los últimos dos años de cambios incesantes y cómo es la experiencia de formar parte de un proyecto tan enriquecedor como desafiante.

¿Cómo es el día a día en Pangeanic? Desde la irrupción del Coronavirus el 2020 y el 2021 han sido dos años en los que casi todas las empresas han tenido que adaptarse y aprender nuevas formas de trabajo y funcionamiento, ¿Cómo ha afrontado Pangeanic estos grandes retos de reorganización?

 

En Pangeanic vivimos literalmente al día, no existe el día a día, sino que cada uno es diferente del anterior. Trabajar con deadlines te exige constantemente, te obliga a no dejar de aprender, te enseña la capacidad de control y manejo del estrés, y te saca totalmente de tu zona de confort.

Para Pangeanic ha sido un reto adaptarse al COVID, pero a la vez ha sido una oportunidad. Nos ha permitido incorporar gente a la organización que no vive en Valencia. Nos ha permitido que trabajadores en plantilla hayan podido mejorar su conciliación familiar, mediante su regreso a sus ciudades de origen. El teletrabajo era una tendencia hacia la que íbamos encaminados, pero ha dejado de ser una opción aislada, para pasar a ser una herramienta más de trabajo. Una transición acelerada por la situación, pero en línea con nuestra misión y visión.

Actualmente la mitad del equipo se encuentra en modalidad de teletrabajo, y la otra mitad en presencial. A veces se echa de menos ese contacto físico entre el equipo, pero la tecnología hace que estemos conectados de una manera diferente. Si lo ponemos en una balanza, todo lo que bueno que nos aporta poder conciliar ambas modalidades entre los trabajadores, es más que suficiente para seguir apostando por ello. 

 

¿Desde cuantos lugares del mundo opera el equipo de Pangeanic? ¿Cómo se gestiona esta diversidad de países y horarios? 

El mayor grueso de trabajadores se encuentra en España (Valencia, Barcelona, Ciudad Real, Albacete…), aunque contamos con una filial en Japón. También tenemos consultores externos en USA, que nos ayudan a seguir desarrollando la empresa en ese país.

A veces es complicado cuadrar horarios para tener reuniones, pero siempre hay un punto en el que todos nos encontramos en horario laboral, por lo que al final con paciencia y adaptándonos a los ciclos de trabajo, podemos encontrar un momento para juntarnos.

Mientras, la comunicación escrita por los canales de comunicación es bastante fluida. Afortunadamente, todos los trabajadores de Pangeanic tienen un buen nivel de inglés, por lo que es el idioma con el que nos comunicamos entre diferentes países.  

 

Una de las características de Pangeanic es su multiculturalidad. ¿Se refleja esa diversidad de idiomas también en el equipo? ¿Cómo es trabajar con un equipo tan multicultural? ¿Habéis experimentado choques culturales? 

Entre nosotros es fácil escuchar “ay no me acuerdo de cómo se decía esta palabra en español”, ya que, aunque actualmente se encuentren viviendo en España, contamos con empleados que vienen de Francia, UK, Alemania, Bélgica, Siria… que hablan español perfectamente, tanto que hasta que pasa eso, se te olvida que no son nativos.

Es súper interesante conocer la cultura de otros países de primera mano, sobre todo con el equipo de Japón, ya que su cultura es muy diferente a la nuestra, por ejemplo, en el tema de festividades locales, ya que ellos no celebran las vírgenes o los santos, pero tienen el Día del Cumpleaños del Emperador, el Día del Respeto a los Ancianos, el Día de las Montañas…

 

Conociendo mejor a Pangeanic: Damos la bienvenida a nuestra delegación en Japón

 

Y ya no solo entre nosotros, sino que también nos pasa con los vendors y con los clientes. Hace poco nos pasaba que contactamos con unos traductores de Tailandia para un proyecto y no paraban de firmar los correos con fecha del año 2564, hasta que nos pusimos a buscar y en Tailandia tienen el Calendario Budista, ¡que va 543 años por delante de nosotros!

Al final es una mezcla de culturas, anécdotas y vivencias personales que enriquecen mucho la experiencia de trabajo. 

 

Pangeanic cuenta con una división tecnológica, a la cabeza en el desarrollo de soluciones innovadoras para la traducción automática. ¿Este avance tecnológico también está reflejado en la gestión de equipos y recursos humanos? 

Si una parte de la empresa crece y avanza, no lo hace en ningún caso sola, se intenta siempre que el resto de los departamentos lo hagan de manera paralela, dentro de sus posibilidades.

Hemos pasado de gestionar un equipo pequeño, a gestionar un equipo más grande, en constante expansión. En los últimos cuatro meses se han incorporado 4 personas, están cerradas 4 nuevas incorporaciones para dentro de dos semanas, y se están cerrando 3 más.

No son solo incorporaciones en la división tecnológica, ya que, al crecer este departamento, arrastra (positivamente) a otros departamentos, que también necesitan aumentar sus recursos para hacer frente a los proyectos nuevos.

Se está apostando por una remodelación del bloque Tech, mediante la creación de departamentos estancos, con sus funciones definidas. Con esto no se pretende que las personas estén en un único departamento, sino que en función de sus aptitudes y puntos fuertes, puedan estar en varios, aportando a varios proyectos de manera simultánea.

Es la esencia de Pangeanic, trabajadores polivalentes que no solo puedan desempeñar una función, sino que sean capaces de aportar a todos los niveles de la empresa. Creemos en las personas, nos gusta darles autonomía total desde el primer día que cruzan la puerta, y no nos importa que se equivoquen. Queremos que tomen decisiones, que las justifiquen y que analicen los resultados. Es la única manera de aprender.

 

En cuanto a lo mejor y lo peor, supongo que en ambos casos es lo mismo: los diferentes lugares de trabajo. Darle la posibilidad a las personas de que puedan elegir la opción de trabajo que mejor les encaja, nos hace felices. Poder contar con grandes profesionales en el otro lado del mundo, sin que tengan que dejar la vida que tienen en su país, nos encanta. Contar con personalidades, culturas, caracteres, costumbres e ideologías diferentes, nos hace crecer y nos suma en todos los sentidos, pero a la vez, la tecnología en ocasiones no llega a donde llega un abrazo, una sonrisa al entrar por la mañana o una cerveza al acabar un día duro.