Traducción multilingüe: derribar barreras y abrir oportunidades con los idiomas

Traducir un mismo contenido a diferentes idiomas, lo que se conoce como traducción multilingüe, supone un gran reto por la necesidad de superar dificultades como: las estructuras particulares de cada lengua, las diferencias culturales, la necesidad de conocer el contexto o la presencia de frases hechas o coloquialismos.

Para asegurar la calidad y fidelidad de la traducción, es imprescindible contar con traductores especializados en las lenguas de origen y destino, con experiencia sectorial y multidisciplinar en este tipo de traducciones. Así mismo, las herramientas de traducción automática pueden convertirse en un importante apoyo para realizar traducciones multilingües, en especial si se trata de textos técnicos o científicos. 

 

¿Cuáles son los principales retos de la traducción multilingüe?

A continuación, vamos a desarrollar los principales obstáculos y problemáticas de la traducción multilingüe y sus soluciones para lograr traducciones de calidad y que no distorsionen el mensaje entre la lengua de origen y las distintas lenguas de destino.

 

Estructura de los lenguajes

Es un hecho que existen diferencias, a veces muy notables, entre las estructuras gramaticales y sintácticas de las distintas lenguas. Sin embargo, para un traductor profesional experimentado estas cuestión no debería ser un problema para lograr unos trabajos de traducción satisfactorios.

Por lo tanto, la solución a este posible problema no es otra que contar o contratar a profesionales de la traducción con los suficientes conocimientos lingüísticos para poder entender y procesar, correctamente, las diferentes estructuras de las lenguas con las que trabaja. 

Por consiguiente, es necesario que el traductor domine por completo la gramática de la lengua desde la que traduce, por muy diferente que sea de su lengua nativa. Este dominio le capacitará para detectar las diferencias en el orden de los elementos en las oraciones, así como interpretarlas y trasladarlas correctamente al idioma meta.

Veamos un ejemplo: los traductores que traduzcan desde el japonés, en algunos casos tendrán que deducir cuál es el sujeto de la oración, ya que es una lengua que muchas veces considera que el sentido de la frase se entiende por el contexto. Algo que no ocurre en otros idiomas, como el castellano, en los que prácticamente siempre se especifica el sujeto.

 

Le puede interesar: Idiomas que desafían la traducción automática

 

Contexto y escenario cultural

Para asegurar la calidad de una traducción, es necesario que el traductor conozca, ya sea por investigación propia o porque se le proporcione, la máxima información posible relacionada con el contexto. Por ejemplo, la palabra inglesa run es muy polisémica: puede traducirse al español por ejecutar un programa, correr por la calle o haciendo deporte y muchas posibilidades más, hasta sumar decenas de significados diferentes.

Esto también ocurre en la localización de videojuegos, donde para hacer un buen trabajo los clientes deben ofrecer información sobre a qué personajes corresponde cada frase, para que el traductor sepa qué género o registro emplear. Información que, desafortunadamente, no siempre es proporcionada.

También es necesario conocer las circunstancias culturales del texto para poder traducirlo de manera correcta. Por ejemplo, aunque el texto esté escrito en inglés, si se desconoce si el autor de un texto es americano o británico no es posible estar seguros de cómo interpretar la fecha 02/03/2022, ya que según el país la fecha puede significar tanto 2 de marzo como 3 de febrero. Una confusión que puede resultar fatal para mantener el sentido y la coherencia de determinadas traducciones.

 

Traducción de expresiones y coloquialismos

Las frases hechas, las expresiones propias de una lengua y los coloquialismos casi nunca pueden traducirse de forma literal, ya que al hacerlo así carecen de sentido o, incluso, pueden hacer entender justo lo contrario de lo que pretendía el autor del texto original. 

Un ejemplo muy claro es la expresión de perdidos al río, que hoy en día aún es traducida de  forma literal, from lost to the river, por motores de traducción tan importantes como Google o DeepL. 

La traducción de este tipo de frases sólo puede realizarlas por un traductor con buenos conocimientos de la cultura y la lengua españolas y del idioma meta, para poder, con habilidad, elegir la frase hecha o el coloquialismo equivalente, y así seguir manteniendo el sentido del mensaje original. 

 

Otra lectura interesante: Mexicanismos: Refranes populares de México

 

Experiencia sectorial y multidisciplinar

No solo es importante que el traductor acredite amplios conocimientos lingüísticos, sino que también debe conocer la cultura de todos los territorios en los que se habla el idioma desde el que traduce. De lo contrario, es muy posible que desconozca el significado de una expresión o modismo y caiga en el error de traducirla de forma literal. 

Otra cuestión importante es la actualización lingüística. Hay que tener en cuenta que los idiomas son dinámicos, van evolucionando y cada día surgen nuevos coloquialismos. Por este motivo, el traductor debe estar al día de las nuevas tendencias y modas de la lengua desde la que traduce y de la suya propia. Solo así será capaz de encontrar una expresión o término equivalentes del mismo registro. Esto es especialmente importante en las traducciones de textos más creativos, como los literarios o los audiovisuales.

 

Traducción automática y la potencia del AI

La traducción automática, sobre todo si se apoya en tecnologías de inteligencia artificial (AI), es especialmente útil en textos de carácter técnico y científico, donde la dificultad radica  fundamentalmente en la terminología. En estos casos, este tipo de herramientas informáticas generan glosarios que nos pueden resultar de gran aguda a la hora de precisar la terminología, evitar errores y ganar velocidad en la post edición de los textos. 

Por el contrario, en los contenidos más literarios, con mayor carga retórica y estilística, donde hay una gran dependencia del contexto, la traducción automática pierde gran parte de su eficacia, siendo imprescindible los conocimientos y experiencia del traductor, así como su habilidad y background cultural.   

 

ECO by Pangeanic: una misión para traducir todo el texto del mundo

ECO, la plataforma para servicios lingüísticos de Pangeanic, que proporciona un servicio de traducción automática o híbrida preciso y fácil de usar. ECO funciona en la nube y es accesible para cualquier usuario con un navegador y acceso a Internet. Tiene un funcionamiento muy intuitivo, por lo que el usuario puede procesar textos directamente o utilizar ficheros en los formatos más habituales.

No dude en probar nuestros servicios personalizados y totalmente adaptados a las necesidades de traducción específicas de cada cliente, así como a los recursos humanos y tecnológicos de los que dispone.